Colabora con nosotros, necesitamos tu ayuda...Hazte socio

La crónica de Damián Iglesia
16/09/2015

La crónica de Damián Iglesia

Hoy me toca el privilegio de realizar la crónica del primer partido de Champions de esta temporada para nuestra peña.
Para empezar me vais a permitir la licencia de hablar de sentimientos sevillistas. Hoy el himno del Centenario, nuestro himno, el himno que ha unido a todos los sevillistas, ha sonado como en las grandes citas. Los sones de la Champions suenan de maravilla dentro de la Bombonera, y las nuevas gradas de nuestro estadio se engalanan mas si cabe con las estrellas de Europa. Está claro que este es nuestro sitio, es la competición que merece nuestro equipo y que merecemos la afición del Sevilla.
Nada más comenzar el partido el Sevilla demostró que quería la pelota, que quería ganar el partido, que quería la primera victoria de la Champions, que quería demostrar que ganar en el Ramón Sánchez Pizjuán va a ser difícil para cualquier equipo que no sea el de nuestros amores.
A los 4 minutos entre Gameiro y Reyes tuvieron la primera ocasión que se fue al limbo, pero el Sevilla siguió controlando el partido con la manija de Banega, la potencia de Vitolo y la maestría de Reyes, sin pasar excesivos apuros gracias al doble cerrojo Krychowiack-Nzonzi. En mi opinión solo poner un pero, se abusa de centros al área precisamente el día que no estaba Llorente. De esta forma la primera parte se nos fue con la sensación de que se iba a ganar tarde o temprano.

Desde el comienzo de la segunda parte se comenzó a mover el balón rápido y raseado, con balones a los espacios que generaba Gameiro y Reyes, y en 4 minutos dos penaltis a favor claros, ambos tirados por Gameiro, con suerte dispar, muy valiente por su parte.
El Borussia tras el gol sigue sin arriesgar, parecía que daba por buena la derrota por 1-0, y el Sevilla seguía controlando sin pasar apuros, hasta que llegó el tercer penalti, que esta vez Banega convirtió para sentenciar el partido. Tres penaltis no es muy normal en un partido, pero jugando así y pisando tanto el área puede ocurrir, pero solo en EUROPA, en España ningún árbitro se atrevería.
Aun con el 2-0 no cambió la tónica del partido, y seguíamos controlando sin apuros, empezando Emery a mover el banquillo de forma extraordinaria, dándole minutos Immobile y Kron-Delli y descanso a Banega y Gameiro. El italiano tuvo la oportunidad de hacer su primer gol, pero Sommer le hizo una parada excepcional. Tras este córner, entra Konoplyanka y en su primer balón la mete dentro de la portería, golazo o churro, genialidad o suerte, en ambos casos me quedo con la primera opción.
Ya los últimos minutos partido cerrado y solo en el descuento vimos la primera intervención de mención de Sergio Rico.
En resumen, partido serio, bien jugado, moviendo la pelota con velocidad y criterio, en definitiva.......... el TETRACAMPEÓN ha vuelto.

Comentar esta noticia

Inicia sesión para escribir un comentario

Volver