Colabora con nosotros, necesitamos tu ayuda...Hazte socio

La crónica de Damián Iglesias: No pudo ser...
03/11/2015

La crónica de Damián Iglesias: No pudo ser...

No pudo ser......

Nervión se vistió de gala para recibir al líder de la Premier y, sobre todo, para recibir por primera vez a JESÚS NAVAS.
El partido me deja una doble sensación, por un parte, la alegría de ver a equipos de renombre, como este Manchester City, sobre el verde del Sánchez Pizjuán, fruto ello del buen trabajo realizado, y por otra, la pena por no saber que le pasa a nuestro equipo y dónde se han quedado nuestras señas de identidad.

Todo comenzó con un Sevilla que en los primeros toques de balón parecía que iba a buscar la victoria, pero a los pocos minutos los citizen (parecían los All Blacks vestidos de amarillo) se hicieron con el control del juego. Pellegrini aprendió la lección del partido de ida, puso un centro del campo potentísimo con Fernando, Fernandinho y Touré Yaya, y con dos alas, Sterling y Navas, que salían como flechas sin que nuestro equipo pudiera o no supiera como frenarlos, y a los 11 minutos perdíamos 0-2. Jugaban a una velocidad superior y con una contundencia mayor, a Banega se le notaba apático y lento; a Konoplyanka no le dejaban respirar, siempre tenía 3 encima cuando recibía el balón, y solo Vitolo conseguía percutir contra la defensa inglesa con algo de profundidad. Con una arrancada del canario y una buena jugada de Coke, se consiguió acortar distancias. Otro espejismo. Al poco una internada del duende de Los Palacios con un pase al "tanque" Bony sentenció el partido antes del descanso.
En la segunda parte entró Kronh Delhi para intentar mover más el balón, pero insuficiente para contrarrestar el centro del campo inglés. Ninguna intervención de Hart en toda la segunda parte y así es imposible. Daba la sensación que se jugaba al ritmo que quería el City, estaba más cerca el 1-4 que el 2-3, y si no ocurrió la goleada fue porque levantaron el pie del acelerador. El equipo presentaba una señal de impotencia, que puede ser normal ante un equipo que se permite el lujo de dejar en el banquillo a jugadores de 84MM €, pero esto en los últimos años no había importado, se luchaba y peleaba contra los grandes y contra los chicos. Esta temporada no podemos con los grandes (a excepción del Barca) y menos con los chicos.
Queda para otros foros los distintos debates, la suplencia de Reyes, los cambios del lateral derecho, la sensación de boicot a Immobile, la baja forma física de algunos jugadores,...
Queríamos la Champions para enfrentarnos a estos equipos y sabíamos que no iba a ser fácil desde que se produjo el sorteo en el mes de Agosto. Ahora solo nos queda seguir animando mientras haya algún rayo de esperanza y pelear para, por los menos, conseguir entrar en la Europa League, nuestra competición. Queda todavía mucha temporada, no podemos cundir en el desánimo y se pueden hacer todavía cosas muy bonitas, ¡¡¡¡VAMOS SEVILLA!!!!.

Comentar esta noticia

Inicia sesión para escribir un comentario

Volver