Colabora con nosotros, necesitamos tu ayuda...Hazte socio

El Cronicón de Antonio Fernández
26/11/2015

El Cronicón de Antonio Fernández

Los alemanes han corrido con sentido, han tenido acierto tanto en ataque como en defensa y han jugado como un bloque homogéneo, cosa que el Sevilla no ha hecho. Esta podría ser la clave que ha provocado una derrota muy dolorosa ante el Borussia.
Un equipo que no es nada del otro mundo pero que nos ha ganado con justicia. La diferencia en el marcador refleja la diferencia en los planteamientos de los entrenadores. En el caso del Borussia, los jugadores tenían las ideas muy claras de cómo actuar en cada momento del partido y en el caso del Sevilla solo tenían claro cual era el planteamiento inicial: intentar defender lo mejor posible para salir en jugadas aisladas a la contra y que, con la inspiración de los atacantes, consiguiésemos algún gol. El problema es que cuando ese planteamiento inicial se desmonta, no hay capacidad de reacción porque no hay nada planificado y jugamos a improvisar.
El partido de esta noche contra el Borussia ha sido una nueva decepción para todos los Sevillistas y a la mayoría nos costará conciliar el sueño esta noche. No nos ha cogido por sorpresa. Si le preguntabas antes del partido a cualquier Sevillista por su previsión, eran pocos los que apostaban por la victoria.
​"Dicen que nunca se rinde" ,"El equipo de la casta y el coraje". Esas son las frases que se pueden cantar cuando los Sevillistas entonamos el himno del Centenario o nuestro himno oficial. Y esa ha sido la actitud que le hemos visto a nuestro equipo en los últimos años en la mayoría de los partidos.
Desde el comienzo de esta temporada el equipo solo ha jugado un partido fuera de su estadio en el que ha demostrado esas señas de identidad siendo superior al contrario,​....​y lo perdimos.

Esta noche se ha vuelto a repetir el mismo partido que hemos estado jugando toda la temporada fuera. Quizás hoy con mejor toque de balón en algunos momentos​, sacando el balón jugado​, pero llegando siempre ​arriba ​con balones muy forzados y con jugadas improvisadas. Y esa es la impresión que da el Sevilla este año en los partidos de fuera. Parece que está improvisando en el campo. ​Sobre todo cuando se rompe el planteamiento inicial, como he comentado antes.​
Y cuando se improvisa, o lo que es peor, cuando confías tu suerte en la inspiración de un jugador, te pueden pasar dos cosas, o triunfas porque te salen jugadas preciosas y acertadas o fracasas con estrépito por fallar arriba y por llevar la improvisación también a la forma de defender.
Hoy nos han tirado en la primera parte desde todos los puntos del borde del área, hasta que una jugada un poco afortunada para los alemanes la han aprovechado bien para adelantarse. A partir de ahí hemos vuelto a jugar el mismo partido de siempre.​ ​En la segunda parte el equipo ha salido con aires de llevar a arriba bien el balón y sacándolo desde atrás sin rifarlo pero con algún riesgo. Pero no nos ha salido nada bien hasta el final del partido​, cuando ya la distancia era demasiado grande. Krohn Delhi ha sufrido mucho en su posición retrasada y Vitolo no ​ha jugado con​ el acierto al que nos tiene acostumbrados. En la banda izquierda Tremoulinas y Kolo no se entendían y hubo muchos fallos en las marcas. Banega ha querido tomar el mando, pero se ha empeñado en regatear en exceso. Arriba, Gameiro ha fallado lo que n​o suele​falla​r​y Kono intentaba hacer daño por su banda sin encontrar compañía.​ Aún así, no todo ha sido malo y se han visto cosas positivas, pero no del trabajo en equipo sino de individualidades.​
​Jugador a jugador, el Sevilla le puede plantar cara a cualquier equipo del mundo (salvando algún puesto en defensa que habría que mejorar), pero el EQUIPO no termina de conseguir el equilibrio, la confianza y la solidez que ​hay que tener para competir fuera de Sevilla. Y lo peor, no se ve que tenga un plan definido cuando no sale el plan inicial.
Sólo Krychowiak ha dado muestras de tener esa tensión ​que hay que tener en este tipo de partidos. Técnicamente no es un prodigio, pero cuando hay que fajarse es el primero. Pero tampoco sería la solución tener a 10 Krychowiaks, como piden algunos. Es mejor buscar el equilibrio entre los que se deben fajar y los que deben jugar y hacer jugar a los demás. Ayer jugaron los que todo el mundo tenía en mente, pero el problema del Sevilla esta noche (y en todos los partidos de fuera) no es si juega o no un determinado jugador, el problema es que los que juegan no se coordinan ni tienen TODOS la tensión que hay que tener. Emery tiene que buscar la fórmula para conseguir ese equilibrio para que el resto del equipo consiga jugar lejos de Sevilla con la misma tensión que lo hace el polaco o lo hace todo el equipo cuando juega en casa y además tiene que tener planificadas varias alternativas en función de las circunstancias que puedan darse a lo largo del partido. Y si tiene hechos esos planes alternativos (que parece que no) que los jugadores los tengan claros y los ejecuten como un equipo y no cada uno a lo suyo.
Estoy convencido que cuando​ se consiga tener esto claro, llegará la primera victoria​ como visitante​​ y​llegarán muchas más. Quizás sea demasiado tarde para conseguir objetivos ( 6 puntos nos separan del cuarto puesto) pero tenemos que confiar en que se le puede dar la vuelta a la situación. Por la parte que nos toca a los ​Sevillistas de a pie, sólo nos queda mantener el ánimo hacia unos jugadores que son los ​que al fin y al cabo nos pueden dar las alegrías que esperamos.​...y el día 30 a celebrar el aniversario de nuestra Peña con alegría.




Comentar esta noticia

Inicia sesión para escribir un comentario

Volver