Colabora con nosotros, necesitamos tu ayuda...Hazte socio

La Juve.
11/12/2015

La Juve.

Partido histórico en Nervión, victoria inolvidable de esas que perduran en el tiempo, una noche mágica más de esas que hemos vivido ya muchas en la última década.  Nos visitaba nada más y nada menos que un club de la solera de la Juventus de Turín, actual campeón de Italia y subcampeón de Champions. Un equipazo en toda regla, jugadores de la categoría de Pogba, Dhybala, Marchisio, Morata, qué decir de un portero de leyenda como Buffon.  Empezó algo timorato el Sevilla, consciente de la envergadura del rival. Al Sevilla le era muy difícil traspasar la las dos líneas defensivas de la Juve, y ni Konoplyanka ni Vitolo se iban de sus defensores. En cambio,la Juve cuando robaba sí hacía daño sobretodo por nuestro costado derecho. Coke ha tenido mala suerte en las noches europeas; contra el City tuvo que lidiar con Steerling y ayer con Pogba, mucho toro para el torero de Coke. Bastó un balón colgado a espaldas de nuestro centrales, para que los italianos tuvieran una  clamorosa ocasión en botas de Morata, que increíblemente la echó fuera con toda la portería para él. Muchos pensamos que la Diosa Fortuna esta noche estaba de nuestro lado, esa fortuna que en tantos partidos este año nos ha dado de lado.   Bien pensado, no es fortuna lo que tiene el Sevilla en el Ramón Sánchez­ Pizjuán, es magia. Cuando nuestra afición ruge todos a una en este marco incomparable que es la bombonera de Nervión, se produce una comunión absoluta entre grada y jugadores que es muy difícil de superar. 
Y ayer fue una de esas noches.  También la tuvo el Sevilla en una muy clara de Llorente, pero la sensación de dominio y ocasiones lo daba la Juve. La primera parte terminó sin goles, y además no llegaban buenas noticias de Manchester.  Bajó un poco la presión el equipo italiano en la segunda parte, y eso lo aprovechó un superclase como Banega para dar una lección de cómo manejar un equipo. Krychowiak se multiplicaba y barría todo y más. Las bandas, un tanto apagadas, lo intentaban. Y así llegó el gol sevillista: Kono saca un córner y el gigante Llorente peina en el primer palo. Gol y la ilusión vuelve al Sánchez­Pizjuán.   A los pocos minutos llegan las buenas noticias en el Ethiad stadium, y el sevillismo entra en éxtasis. La Juve aprieta de lo lindo, balón al palo de Dhybala, y surge como un titán la figura de un porterazo como Sergio Rico, sobre todo con un paradón a bocajarro en los últimos minutos que quedará en el recuerdo.   El Sevilla aguantó, con la ayuda de su afición, e incluso pudo sentenciar al contragolpe.                              
Clasificados para nuestra competición favorita, vuelve la ilusión al sevillismo, pero !ojo! el sábado vuelve la Liga y hay que remontar el vuelo. 

Comentar esta noticia

Inicia sesión para escribir un comentario

Volver