Colabora con nosotros, necesitamos tu ayuda...Hazte socio

La crónica de Rafael Rodríguez.
04/02/2017

La crónica de Rafael Rodríguez.

Tras noquear al Real de Madrid en noche gloriosa de henchido orgullo restablecido, el Sevilla se enfrentaba a ese tipo de equipo pequeño que tantos problemas nos suele dar.
En Pamplona, nos esperaba el equipo rojillo de Osasuna muy mal clasificado y con el agua al cuello.
Los típicos listillos sevillistas, tirando de hemeroteca, vaticinaban un mal resultado en El Sadar. Se trata de ese tipo de seguidor ya pureta que se cree que se las sabe todas porque viene viendo al Sevilla desde chiquetito. Señores, les hablo de mí.
No me gusta empezar por las bajas pero es que creo que el mérito de la victoria radica en que hemos ganado con jugadores no habituales. Porque Vitolo y Nasri son jugadorazos, de los que cualquier equipo del mundo quisiera tener en sus filas, y no tenerlos, da pavor.

El partido no empezó bien. Tras unos primeros escarceos rojiblancos, marcan los navarros enseguida, en fallo defensivo clamoroso, y las palabras de los listillos empezaban a resonar por doquier por grupos de wasap.
Con fútbol espeso, poco a poco logramos llegar al portal contrario, pero los dos atacantes estaban muy desasistidos. Se sigue insistiendo y obtenemos el premio del empate tras soberbio remate desde fuera del área de Iborra (léase a la manera Unai), que después de dar en el palo, recoge el rechace Jovetic y cede a Iborra (Unai way), quien marca a placer.
Nos vamos al descanso con ese empate merecido, pero salimos en el segundo tiempo dormidos, estando Rico sensacional bajo palos. En una jugada desgraciada, Iborra (Unai way) mete en propia meta, y otra vez, los comentarios de los listillos humeaban el ambiente con sus yoyatedijeque.

Afortunadamente, enseguida, en una ocasión del miarma Ben Yederr, Iborra (si Unai tuviera que leer la crónica le entraba faringitis) logra empatar nuevamente. Don Unai logró en el pasado lo que muchos listillos no creíamos: el valenciano tiene gol y llegada, y hay que reconocerlo.
Con el encuentro convertido en un correcalles, al salir Sarabia al césped, nos beneficiamos de la precisión y la certeza de su zurda, tanto a balón parado colocando un pase magnífico al Mudo en el tercer gol (yo no vi falta, señores) como golpeando a la red imposible para el portero en el cuarto gol.

No ha sido un ejemplo de gran juego por parte de los nuestros, pero esta escuadra sabe ganar partidos, que es de lo que se trata. A destacar Sergio Rico por sus grandes paradas, Iborra (Unai!!) y Sarabia. Conquistar la liga es una utopía, pero la primera vuelta de los de Sampaoli ha sido extraordinaria, teniendo aún mucho margen de mejora, así que vamos a ver hasta dónde somos capaces de llegar.
Viva la PSNS. Viva el Sevilla FC. Abajo los listillos.
PD. #Moricrisma

Comentar esta noticia

Inicia sesión para escribir un comentario

Volver