Colabora con nosotros, necesitamos tu ayuda...Hazte socio

RECUPERAMOS EL FORTÍN
29/04/2017

RECUPERAMOS EL FORTÍN

Noche lluviosa en Nervión, y sólo media entRada en las gradas. Sin embargo, el partido es trascendente. El Atlético de Madrid ha pinchado y el Villarreal aprieta por detrás.

Empieza el partido con el Celta presionando la salida del balón del Sevilla, cosa que hacen todos los equipos que se enfrentan a los nervionenses, ya que saben de las dificultades que tienen los nuestros. Hasta pasado el primer cuarto de hora, no se deshace el Sevilla de la presión celtiña, y ya empieza jugar en campo contrario con los consabidos pases y repases que le gusta a Sampaoli. Los Biris animan como antaño, y los jugadores lo notan en el campo y el convencimiento en la victoria es mucho mayor. Empiezan a llegar las ocasiones, Iborra cabecea al palo, Correa se queda solo pero tira al muñeco. Ganso empieza a animarse y demuestra su talento con algún pase de gol. El equipo va de menos a más en esta primera parte, aunque sin demostrar la diferencia que hay en la tabla entre Celta y Sevilla, además el Celta tiene puesta su mirada en uno de los partidos más importante de su historia.

En la segunda parte el equipo si acorrala de verdad al Celta. Mariano y Escudero suben ya sin vacilación la banda. Joaquín Correa, un jugador con mucha calidad, pero que le faltan cosas aún para triunfar (personalidad, templanza...) hace el primero en una gran jugada. Sin embargo, el Celta empata en un penalti muy inocente de Lenglet. Iago Aspas marca pero no lo celebra. El partido se vuelve a complicar, y los nervios vuelven a la grada ya que todo el mundo sabe lo que le cuesta marcar un gol a los de Sampaoli.

El Celta se queda con uno menos por expulsión de Pablo Hernández, y entonces el acoso sevillista se hace total. Salen Ben Yedder y Nasri. Los minutos que hace Nasri sí recuerdan al Nasri de la primera vuelta, mucho más activo y decidido en la conducción del balón. Balones al larguero de Escudero y Nasri, los corazones de aceleran. Pero el segundo gol llega por fin en un gambeteo de Nasri dentro de área cuyo centro remata Ben Yedder adelantándose en el primer palo. Ganso puede rematar la faena en una vaselina mágica que no entra por milímetros.

Al final victoria sufrida pero victoria al fin al cabo. Tres puntos de oro que nos acercan un año más a la champions. Todavía queda por definir el puesto en la tabla: si quedamos tercero la temporada se puede definir como exitosa, si quedamos cuarto la calificaríamos como normal, y si quedamos quinto sería muy decepcionante. Veremos. Lo que si parece que el año que viene habrá que reinventarsepor enésima vez (y van...). El Sevilla se ha convertido en el mayor club trampolín del mundo.

¡¡Vamos mi SFC!!

Comentar esta noticia

Inicia sesión para escribir un comentario

Volver