Colabora con nosotros, necesitamos tu ayuda...Hazte socio

¡QUÉ CALOR!
01/10/2017

¡QUÉ CALOR!

Tarde calurosísima en Nervión, tarde inaceptable para jugar un partido de fútbol en Primera División. Pero así corren los tiempos, La Liga prima mucho mas al aficionado que se queda
tranquilamente en el sofá viendo el partido por la tele, que al héroe que va a ver a su equipo del alma in situ al estadio. Al Sr. Tebas me gustaría verlo en la grada de Fondo, como un servidor, con 35 grados... Me iba a recordar al chiste de los garbanzos de Paco Gandía: ojú papá que voy a echar la papilla, ....

Si a la tarde calurosísima, lo acompaña el juego parsimonioso habitual del equipo de Berizzo, pues el cocktail está servido. Uno puede entender que el entrenador sevillista quiera dar descanso a Banega o a Nzonzi,¿pero los dos a la vez? Si además después viene un parón de 15 días. El centro del campo carecía de un dinamizador de juego, jugaba al ralentí con Pizarro (que lo intentaba pero parece más dotado para hacer la raya que para adquirir dotes de mando), con Kronh-Deli (buen futbolista aunque parece que ya le cuesta tener un ritmo alto), y El Mudo (ya de por sí lento, con el intenso calor, ya fundido). Otro jugador que desespera es Correa, jugador de gran calidad, pero que en el momento justo parece que nunca toma la decisión idónea.

Aun así, a pesar de todo esto, el Sevilla dominaba ampliamente el partido, y dispuso de sus ocasiones para adelantarse en el marcador. El Málaga en esta primera parte, apenas cruzó el
centro del campo, y Soria era un mero espectador. Dicen que los equipos se parecen mucho a sus entrenadores, y este Málaga destila mucha colonia, pero poca mordiente.

Hay una cosa innegable en este Sevilla, y es que tiene calidad. Aunque el entrenador parece aún que no ha dado con la tecla, aunque parezca que el Sevilla abuse del juego para atrás, de
posesiones en el centro del campo sin profundidad, aunque parezca que el Sevilla mantiene malos hábitos adquiridos por su anterior entrenador, Mr Sampa, este Sevilla tiene calidad, mucha más calidad que la mayoría de los equipos de Primera, y así , es más fácil ganar partidos.

Pero tuvo que salir, como con el Las Palmas, uno de los mejores centrocampistas del mundo como es Ever Banega. Con Ever en el campo, el Sevilla acorraló al Málaga. Ever aguanta la pelota como nadie, y siempre la juega con sentido. El partido se decantó por una de las numerosas arrancadas de Correa, que esta vez sí tuvo un final adecuado, el árbitro pitó penalti (dudoso) en el regate de Correa, y Banega se encargó de transformarlo. En la siguiente jugada es Muriel el que arranca con su potencia habitual, y por fin rompe su maleficio en Nervión. A ver si el colombiano deja de tirar siempre al muñeco porque cualidades parece que tiene de
sobra para triunfar.

En fin señores, a pesar de que no estamos contentos, somos segundos en la Clasificación.

Primeros si los catalanes se independizan, ¿o no? Tenemos cosas que mejorar, pero está claro que este equipo tiene potencial de sobra para hacerlo.

Optimismo al 100%. ¡Vamos mi Sevilla!

Comentar esta noticia

Inicia sesión para escribir un comentario

Volver