Colabora con nosotros, necesitamos tu ayuda...Hazte socio

¿VUELTA A LA NORMALIDAD?
02/11/2017

¿VUELTA A LA NORMALIDAD?

Se ha jugado esta noche una jornada que puede ser decisiva para el desenlace de la clasificación en el Grupo E de la UEFA CHAMPIONS LEAGUE. Después de ganar sobre el Spartak de Moscú, el Sevilla Fútbol Club tiene en sus manos la clasificación para octavos de final, incluso como primero de grupo.

El Sevilla partía esta jornada como tercer clasificado, después de haber perdido en la anterior en Moscú de forma increible.
En circunstancias normales, el Sevilla estaría en este momento ya clasificado después de la victoria sobre el Spartak, pero la debacle en Rusia hacía que el partido que se acaba de ganar fuese calificado en la previa como una autentica final para cumplir objetivos deportivos y económicos esta temporada.

Pero en el Sevilla de esta temporada parece no existir la normalidad. El Sevilla ha jugado esta noche uno de los mejores partidos que le hemos podido ver en casa en lo que va de temporada. Ha salido enchufado, con claridad en el pase cuando quería llegar arriba, aunque algo fallón en los pases decisivos que pueden dejar al delantero en posición franca para conseguir el gol. En defensa han estado muy serios los centrales, fajándose con los delanteros, aunque algunas veces acudían a la par a defender balones con un solo delantero y estas situaciones suelen provocar rechaces que crean un peligro evitable si es solo un defensa el que va al salto y el otro está atento a ese posible rechace.
En la primera parte ha habido muchas buenas combinaciones, muchas llegadas y hubo un gol en un corner, una jugada que solo hemos aprovechado en lo que va de temporada en tres ocasiones contando la de esta noche. Esto apoya mas mi teoría que se ha vuelto a cumplir esta noche de que en este Sevilla nada es normal.

Con ese empeño de no hacer nada normal, el Sevilla ha afrontado la segunda parte queriendo guardar las fuerzas para el tramo final del partido, pero hay jugadores que confunden el no correr con parar el balón, y eso hace que el objetivo de querer cansar al contrario con la posesión de balón no se consiga. La posesión de balón solo es efectiva si consigues cansar al contrario y eso hay que hacerlo haciendo circular el balón con algo de velocidad. Cuando el equipo ha hecho correr el balón es cuando ha llegado a descolocar al contrario y han llegado las mejores ocasiones. Fruto de esa velocidad en la circulación de balón ha llegado el segundo gol, una obra maestra de un maestro que ha utilizado una herramienta que normalmente no utiliza, su pierna zurda, para poner el balón donde los porteros nunca llegan.

A partir de ese momento la grada empieza a festejar y a animar con otro aire al equipo, pero no se termina de sentenciar un partido que se ha puesto totalmente de cara. Lo normal hubiese sido que el Sevilla, con mas huecos y con jugadores de mucha calidad, hubiese goleado a un equipo inferior. Pero aquí sí ha conseguido el Sevilla hacer algo que ya es normal esta temporada, que es hacer sufrir a sus aficionados hasta el pitido final.

Los cambios, forzados por las lesiones y el cansancio, han hecho que las piezas no encajasen igual y el equipo ha perdido el control y en una jugada bien trenzada (o mal defendida) ha llegado el gol de los rusos. En los últimos minutos, algo de descontrol aunque sin la sensación clara de que el marcador cambiase.

Esta noche hemos vuelto a la normalidad en otros muchos aspectos: se ha ocupado el lugar lógico (a priori) en la clasificación, se ha dado el resultado esperado, el equipo ha jugado arropado en el centro del campo con dos medio centros, se ha entrado por las bandas con velocidad y se ha combinado bien. Hay muchas cosas que mejorar, como el pase final y el remate y algunos movimientos en defensa, pero en general se ha mejorado bastante y se ha visto que hemos jugado como un equipo cohesionado. En lo personal hay jugadores que han destacado por su actuación esta noche (N Zonzi, Rico, Banega,...) pero me quedo con el juego que desarrolla un jugador como Ben Yedder. Ayer no marcó (por poco) pero sus movimientos en el campo desestabilizan a cualquier defensa. Con medio metro menos, hace el mismo juego que el gigante Kanoute, al ganar la posición en la mayoría los balones imposibles que le llegan y sabe jugar con sentido con los compañeros buscando siempre el apoyo y el desmarque de forma casi perfecta. Viéndolo jugar, es normal que Berizzo apueste por tenerlo en el campo.

En definitiva, el Sevilla ha dado esta noche un gran paso para la clasificación para octavos de final que hay que referendar contra el Liverpool. Si el Sevilla continúa en este camino ascendente en el que se ha colocado y se hacen las cosas con normalidad, tenemos la opción clara de ganar y colocarnos primeros de grupo.

El próximo partido, en liga, antes del parón, este sábado ante el todopoderoso F.C. Barcelona. Lo normal en los últimos años es que perdamos y que Messi nos marque, pero...¿cual es la normalidad en este Sevilla?

Antonio Fernández Leal

Comentar esta noticia

Inicia sesión para escribir un comentario

Volver