Colabora con nosotros, necesitamos tu ayuda...Hazte socio

OTRA VEZ EL.......OTRA VEZ ? SI ,OTRA VEZ
09/02/2018

OTRA VEZ EL.......OTRA VEZ ? SI ,OTRA VEZ

Se respiraba día grande en cada esquina de esta bendita ciudad, en cada casa, en cada tertulia de bar en las que se vislumbraba nítidamente en los rostros, las simpatías de cada uno de los presentes a uno u otro equipo de esta tierra que vive a la sombra de nuestra Giralda.

La ilusión se vestía de nuevo con los colores rojo y blanco de una pasión que soñaba con gestas ya vividas, no hace tanto, pero que volvían con más fuerza que nunca, tras los sinsabores de una temporada que se puede catalogar como una autentica montaña rusa.

El Sevillismo se alegra de las buenas noticias que nos llegan respecto a la enfermedad de nuestro anterior entrenador, animo Berizzo, pero está claro que su sucesor, el italiano Montella, con poco tiempo de trabajo y sin tiempo para adaptarse a la idiosincrasia de esta afición, nos ha devuelto un aspecto fundamental en el fútbol, la ILUSIÓN, la ilusión de volver a ser grandes, la ilusión de volver a ser protagonistas en los partidos, la ilusión de unos jugadores que con Berizzo estaban muy por debajo de su nivel y sobre todo la ilusión de una afición que es la que realmente NUNCA SE RINDE.

La realidad es que la grada del Ramón Sánchez Pizjuán gana partidos, y no es una afirmación de cara a la galería ni un toque de romanticismo que huele a fútbol antiguo, es que lo hemos visto tantas veces que hay que rendirse a la evidencia.

Y con estas premisas comenzaba la fiesta desde el hotel, la afición acompañando a su equipo como dice nuestro himno, llevándolo en volandas por siempre a ganar.

El rival, un dignísimo Leganés, llegaba también con la misma ilusión por hacer historia, pero frente a ellos estaba nada más y nada menos que el SEVILLA FC, que volvía por sus fueros.

El partido comenzó con un Sevilla nervioso pero que poco a poco se iba haciendo dueño de la situación y en el minuto 15 daba el primer paso a la final con un jugadón de Muriel, si Muriel, el gordo,el come donuts, el paquete de los 20 m que con la llegada de Montella parece un jugador distinto.

Su gran jugada tuvo la rúbrica en el remate final del tucu Correa que nos ponía por delante en el marcador y nos regalaba un soplo de tranquilidad.

Tras el gol el Sevilla fue superior y pudo ampliar su ventaja en otro jugadón de Muriel, esta vez por la izquierda, que Banega no acertó a ponerla en la red.

Pasaba el tiempo, el equipo se puso el mono de trabajo y no le dio la espalda al fútbol de brega que demandaba el partido pero nos pasó lo que tantas veces esta temporada, que no sabemos cerrar los partidos y eso permitió que el Leganés siguiera metido en la eliminatoria.

Y llego el éxtasis en el minuto 89, balón en largo al recién llegado Sandro que la pelea con la defensa y la cede al mudo Vazquez, que la acaricia, espera al defensa, cambia de ritmo y ante la salida del portero la pone en la escuadra……. Mucho más que un gol, era el pasaporte a la final.

Y aunque los goles son la esencia de este juego, no quiero pasar por alto el caño del Mudo que si me permiten el símil taurino, me pareció una media verónica en el centro de la Maestranza.

Final del partido con lágrimas, abrazos y conversaciones de viajes, hoteles y sonrisas de oreja a oreja de todos los sevillistas, aunque algunos no saben ni de donde van a sacar el dinero para acompañar a su Sevilla a una nueva final.

Porque van 17 finales desde la mítica del 2006 en Eindhoven y con esta que finalmente jugaremos frente al Barca se asoma una nueva final que sería la 18ª, ya que la lógica dicta que en verano disputaremos la Supercopa de España.

Pero eso queda lejos y pierde protagonismo ante esta gran final del día 21 de Abril, en la que volveremos a ver farolillos rojos y blancos como aquel inolvidable jueves de feria con el zurdazo de Antonio Puerta, las bufandas del que nunca se rinde se mezclarán con los trajes de gitana, la portada se alumbrará de ilusión sevillista, los coches de caballos llevarán nuestra bandera para pasearla por el Real, y esperemos que los fuegos artificiales más que poner fin a nuestra Feria se eleven al cielo como explosión de júbilo sevillista.

Ilusión, ese sentimiento perdido a finales del año pasado, y que ha vuelto para quedarse.

Hace poco se hablaba de una temporada de transición deseando que terminara lo antes posible y ahora, en solo un mes, volvemos a escuchar eso de Otra Vez ? Si, Otra Vez.

Enhorabuena sevillistas

VIVA EL SEVILLA

Rafael Velasco Domenech

Comentar esta noticia

Inicia sesión para escribir un comentario

Volver