Colabora con nosotros, necesitamos tu ayuda...Hazte socio

PUDIERON SER 3 MÁS
04/03/2018

PUDIERON SER 3 MÁS

Por fin se ganó un partido tranquilo, sin angustias y sin tensión, ¿merito del Sevilla?¿demerito de los Vascos?. Como toca analizar lo primero empecemos por el principio; la alineación. Ciertamente la mejor posible, pues no estando el reconvertido Navas, Layun, aun no a nivel, es el mejor peor. Al menos se le van viendo maneras y posibilidades de mejora. Estamos mal acostumbrados a que los proyectos funcionen desde el principio y los fichajes den su mejor talla de inmediato y todo lleva su proceso. Como con el propio Muriel, que va camino de ser un nuevo caso Luis Fabiano.
Tuve la tranquilidad de que el partido se ganaba desde el principio pues el Athletic no venía a encerrarse. El Sevilla, cada vez mas asentado atrás, va teniendo igualmente poco a poco mas llegada. Comenzó nuestro equipo con un juego fluido y sencillo que le permitía llegar a área contraria con facilidad y las ocasiones se sucedían. Algunas, como el cabezazo nos podían hacer pensar que quien perdona paga. Pero en este caso, mas bien fue, el que falla la más fácil, después marca la más difícil, que también es una de esas extrañas máximas del futbol.
El movimiento entre líneas y la verticalidad distinguen al Sevilla del Italiano (también discutido en sus inicios y algo de merito tendrá) respecto al del Argentino.
Pero el secreto del Sevilla de hoy es la solidez defensiva que se ha conseguido con la pareja Lenglet - Mercado. Que todos la veíamos y que el italiano, en cuanto la encontró la ha perpetuado. El primero ya no comete ni pequeños errores y el segundo es un perro de presa con velocidad, posición ejemplar y siempre concentrado.
La triangulación y los movimientos en el centro del campo con un Banega muy comprometido y un Nzonzi correcto recuperado para la causa, nos permitían pasar los 3/4 de campo con facilidad. En el borde del área aparece un Mudo en estado de gracia, con un saber estar inconmensurable y un dominio de pelota y de ritmo del partido excelentes. La evolución de este jugador que definíamos como de mentira, nos ha dejado a muchos callados utilizando su apodo. Pero lo que mas destaco, mas allá de su juego, es su sacrificio y hambre. Las bandas también funcionaban con normalidad, la de correa al 50%, a mi me gusta ver el vaso medio lleno con este jugador. No siempre elige bien pero tiene lo mas apreciado en el futbol: desborde y descaro. Sarabia, mas completo y maduro, saca siempre un 8, esa nota que le permite ser titular e ir convirtiéndose en uno de los pilares del club, como lo fue Coke. De sus botas sale el centro medido para el segundo.
Con el segundo chicharro en la primera parte, lo nunca visto, cabía esperar alguno mas, pero el exceso de confianza en un mano a mano del 22, nos privó de ello. Como no se apuntilló, un córner o falta podía meter a los Vascos en el partido, pero este Athletic es el peor que ha pasado por el Sánchez Pizjuán en los últimos 10 años .
El Sevilla, por su parte cada vez mide mejor los tiempos, se dosificó y junto a algún cambio, tardío para variar, fue dejando pasar los minutos y sumó 3 puntos más en su casillero.
La madurez y la capacidad de seguir jugando siempre igual, es lo que va haciendo a este Sevilla poder ir para arriba.
Si se va enganchando a mas jugadores en el nivel competitivo que tienen actualmente los indiscutibles titulares, se podrá hacer algo mas importante. Nolito, Pizarro, Sandro, Geis o Arana han de incorporarse a esa dinámica ganadora, ir teniendo minutos (20, no 5) ayudará y darán mas de lo que actualmente se presume.
Han de ir soltándose y aportando juego fresco de piernas y de cabeza (que es lo que falló contra el Atlético).Si todo evoluciona correctamente, tendrán su oportunidad y se sumaran a la sinergia positiva.
Quien también está muy a la altura y comprometida es la grada, algo tendrá el agua cuando la bendicen y ciertamente los Biris tiran del equipo para arriba.
No me compete en esta crónica, pero no descarto ver otro partido de Champions esta temporada, ahí queda eso.
Un poco de suerte y la unión de todos los estamentos del club, hará el resto. El modelo volverá a funcionar, el Sevilla seguirá creciendo. Este año milagrosamente, en una nueva temporada convulsa y con zancadillas que solo un club grande puede asimilar y superar de esa forma única que la idiosincrasia de esta ciudad y esta afición saben conquistar.

Comentar esta noticia

Inicia sesión para escribir un comentario

Volver