Colabora con nosotros, necesitamos tu ayuda...Hazte socio

CRÓNICA NEGRA
31/01/2019

CRÓNICA NEGRA


Vienen a Sevilla sin Messi. Dejan los primeros 45 minutos en el banquillo a Suárez y a Alba. Haces un primer tiempo flojito en el RSP, jugando al 0-0; te enderezas en el segundo tiempo. Resultado extraordinario. Una semana para soñar. Una semana para cambiar las sensaciones en estos campos, con el Bernabéu muy reciente. Una semana para aspirar a competir de verdad en el Nou Camp.

Pero no. Al señor Machín, al que todos alabamos por sus resultados satisfactorios en términos generales, se le atragantan estos campos, y punto. El Llenito Villamarín. El Bernabéu, San Mamés, Nou Camp...

El once inicial. Te cargas a un portero joven e inexperto, en un partido donde sabes que van a atacar como lobos hambrientos...Arana de lateral izquierdo....Ben Yedder suplente...El Mudo...¿Te interesa la copa, Machín? A lo mejor el técnico opina lo que ya he escuchado en varias tertulias: al carajo la copa y la UEFA, y a centrarse en liga (oído en la Bombonera el lunes pasado). Así se explicarían muchas cosas.

No terminan de arreglarse situaciones negativas repetitivas. El sistema viene dando fallos fuera de casa, y no se intenta paliar...Los saques de esquina que viene sacando mi equipo son para hacer un museo de los horrores. Y no se cambia nada. Nada.

Se podría hablar de los lesionados, que son muchísimos. Se podría hablar del VAR, pues es un ROBO el penalti pitado. Se podría hablar del penalti fallado y el palo, que hubieran cambiado el partido.

Pero no. Cuando das la imagen que das desde el once inicial, para qué divagar o irte por las ramas. Se puede y se debe apreciar el trabajo realizado hasta ahora por nuestro entrenador, pero al mismo tiempo, pues no es excluyente, te puedes y te debes llevar las manos a la cabeza ante los errores de bulto que ha cometido ya repetidamente en varios partidos. Y esas ruedas de prensa posteriores. Madre mía.

El gran Machuca, amigo de esta Peña, escribía la mañana previa una fermosa arenga que estimulaba a los lectores nervionenses. Señalaba por ejemplo que “ e sta noche nos espera un desfiladero de los de caída vertical o vuelo sobrenatural. Me apunto a lo segundo. A volar como los ángeles. Siempre y cuando los jugadores se apunten a lo que digo”.

Advertía a los jugadores tibios de espíritu ante tan magna cita, señalando que “ s i te tiemblan las piernas, te sudan las manos, te acoquinas con la grada y crees que, delante de tus narices tienes a un semidiós chiquitito y diabólico, capaz de darle la vuelta a tu suerte, no salgas al campo”.

El gran Machuca quizás se temiera esta debacle, y ponía el dedo en la llaga al invocar al coraje y al salir sin miedo ni complejos. Intuía que dependía mucho de la actitud de los jugadores. Debió aludir directamente al Míster, para que se despojara de sus dudas y sus tinieblas, y mostrara un equipo guerrero y fiero, cuanto menos, y con más arrestos, oficio y sacrificio.

Todos sentíamos que la imagen, la valentía y la hombría había que por fin expresarla en un campo grande, tras unas estadísticas sonrojantes durante años. Todos sabíamos de la complejidad de la misión, pero esperábamos otra respuesta, no otra humillación. No es la eliminación, es la humillación.

Rafael R.M.

Comentar esta noticia

Inicia sesión para escribir un comentario

Volver